2014

Cartujano Madrid

Cartujano España

Jorge Juan 28, Madrid

Fotografía Exteriores © Jean-Marie del Moral

Fotografía Interiores © Salasstudio 

Gráfica © Pati Nuñez 

Cartujano es el nuevo proyecto empresarial de la familia Fluxá, propietaria de Camper, que recupera la marca creada en 1993 y la internacionaliza. 

Se trata de una marca española de lujo de calzado y complementos realizado con materiales de calidad, productos selectos, con inspiración ecuestre, como su nombre indica, y en la que se unen las tradiciones zapateras mallorquinas y andaluzas.

Partiendo con estas premisas, la boutique de Cartujano en Madrid se ha proyectado como un espacio contenedor claro, neutro, donde los elementos de soporte del producto se subordinan al objeto expuesto, poniendo de relevancia su calidad de manufacturación artesanal y sus materiales de alto nivel, siendo estos potenciados por una iluminación cálida, puntual y generosa.

La pretensión era conseguir un espacio más cercano al taller artesanal que a boutique al uso, potenciando su atmosfera de taller-tienda tipo guarnicionería. Sus referencias al mundo del caballo español, al campo y sus costumbres nos sugirieron usar elementos como la lona, las pieles, las correas de cuero, las maderas gastadas y delavadas por su uso, y los hierros negros en referencia a estribos y bocados andaluces.

De la misma manera que Pati Nuñez ha cuidado el packaging con suma elegancia y calidad, con los espacios, hemos partido también de la idea de contenedor construido con un solo material envolvente, cálido, neutro, como la madera de roble talqueada, que reviste todos los paramentos verticales, así como estantes, vitrinas y muebles de apoyo. La volumetría del espacio interior está planteada como una piel continua donde los muebles se funden y conectan con las paredes, barandillas y vitrinas. Se trata de una superficie que se pliega y adapta a las necesidades del espacio y la venta. 

Si conseguimos que el espacio tenga el aroma del cuero y el visitante tenga la sensación de estar en un lugar funcional, armónico y elegante, nos podemos dar por satisfechos.